Compartir

viernes, 11 de mayo de 2018

NINGÚN CARLITOS...POR ALBERTO MORENO



A comienzo de 1998 Boca venía de estar “a un punto de la gloria, nene” con el Bambino. Había salido subcampeón del Apertura ‘97 con 44 puntos, en una campaña fenomenal y todos vislumbrábamos que finalmente se nos iba a dar. Encima el equipo contaba con refuerzos prometedores como el Chicho Serna, Rodolfo Cardoso y Sergio Castillo (?), que se sumaban a una base que se había consolidado en el torneo anterior e incluía nombres como Caniggia, Palermo, Latorre, Córdoba; Bermúdez, Solano… Nada podía salir mal. Mucho menos después del debut ganándole 3-1 de visitante a Argentinos Juniors. Pero salió mal nomás.

En aquellos momentos parecía que cada vez que Boca estrenaba algo, terminaba en debacle. Había pasado ya con los palcos nuevos de La Bombonera y el 0-6 con Gimnasia, por ejemplo. Y paso otra vez en la segunda fecha del Clausura ’98, cuando Boca estrenó camiseta, un llamativo modelo de franja amarilla ultra grande. Ese día Boca recibí al humilde Platense pero increíblemente se comió 4 en el Templo en una derrota inapelable. Esa goleada en contra marcó el rendimiento del Xeneize de allí en más. Haciendo gala de una bipolaridad extrema, podía ganarle a cualquiera como caer con cualquiera, recibir 4 goles en el Templo y hacerle 4 a Newell’s la fecha siguiente, perder el clásico con San Lamento para después hacerle 4 al Bopjo en su cancha, o ganarle 3-2 a riBer en casa. Boca marchó a pura irregularidad (4 G, 5 E, 4 P) hasta la fecha 13, donde perdió 1-4 con Ferro en Caballito y el Bambino decidió dar un paso al costado.   

Tomó la posta Carlitos. No, no ESE Carlitos, sino otro prócer de la Boca: Carlos María García Cambón. La cosa apareció arrancar como venía: pésimo. Porque Carlitos debutó en La Bombonera ante Español, un 2 de mayo, y se fue al vestuario al final del primer tiempo 0-3 abajo. En la segunda parte García Cambón mandó a la cancha a un par de pibitos que no venían teniendo demasiado lugar: César La Paglia y un tal Juan Román Riquelme, además de un 9 medio tronco (?) de nombre Martín Palermo. Cuestión que Boca se adueñó de la pelotita metió a Español en su arco y arrimó a un 2-3 al menos más lejano de la catástrofe que amenazó en la primera parte.   

Tres días después, el 5 de mayo, Boca visitó a Huracán y si bien volvió a arrancar perdiendo, lo dio vuelta y lo terminó ganando 4-2, con goles de Fabbri 2, Palermo y La Paglia. En la formación ya aparecían Córdoba, Bermúdez, Arruabarrena, Navas (a quien hizo debutar García Cambón), Cagna y Palermo. Todos ellos presentes una vez más a la fecha siguiente, cinco días después, en la que Boca venció al Lobo en La Bombonera por 3-1. Además volvió a mojar Palermo, y por duplicado, junto a un Fabbri en llamas.  Cómo se venía el Mundial, el calendario estaba apretadito y Boca visitó a Racing el 12 de mayo, apenas un par de días de su victoria ante Gimnasia. Y sí, volvió a ganar. Otra vez Fabbri más un golazo de Caniggia, dos que soñaban con ir al Mundial de ese año. Esa noche, en lo que quedaba clara era una política de García Cambón de darle lugar al piberío debutó Héctor Bracamonte.    

Se aprovechó que había fecha FIFA para hacer una fructífera (?) gira a Guatemala, en la que se jugó un amistoso con Comunicaciones de ese país. A pesar de la maratón del viaje –casi una semana de ida y vuelta solo por ese partido- Boca recibió a Gimnasia y Esgrima de Jujuy y le clavó cuatro, en lo que sería el último partido de Claudio Caniggia en Boca –se despidió con un gol- y el debut de un pibito que jugaba de 5, un tal Sebastián… El cierre de este interinato sería en Santa Fe ante Unión, el 6 de junio, en un empate 1-1, que tendría como aspecto más destacado que en el fondo jugaba Walter Samuel y que por primera vez en la historia el tridente ofensivo estaba integrado por Juan Román Riquelme, Guillermo Barros Schelotto y Martín Palermo. Este fructífero interinato de Carlitos no continuó porque a esa altura ya se sabía que el siguiente técnico de Boca era otro Carlitos. Sí, ESE. El Virrey, que llegaría a la vuelta del Mundial para agarrar ese equipo que había bosquejado García Cambón y darle continuidad a la racha que empezó con él: a esos cinco partidos invicto, el Virrey le agregaría 35 más para lograr el récord en la era profesional y de paso salir bicampeón nada menos. 

Y ya que estamos hablando de salir bocampeones, viene bien recordar que con el de ayer Boca logró diez bicampeonatos, siendo el equipo del fútbol argentino que más veces obtuvo dos campeonatos consecutivos en la historia. De hecho, Boca había sido el último bicampeón, en 2005 2006. Los bicampeonatos de Boca fueron: 

1919-1920
1923-1924
1930-1931
1934-1935
1943-1944
1964-1965
Metro y Nacional 1976
Apertura 1998- Clausura 1999
Apertura 2005 - Clausura 2006
Torneo 2016-2017 - Torneo 2017-2018 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
"Boca es Nuestro" Todos los jueves de 18.30 a 20.00 hs por Radio Ired. El equipo está conformado por Vanesa Raschella, Eduardo Eliaschev y Claudio Giardino en la conducción. Los columnistas que cubren las principales actividades de nuestro Club son Martín Marzolini en básquet, Vanesa Raschella en futbol femenino, Martín Herrera en fútbol profesional, Jacqueline Vezzosi en divisiones inferiores fútbol masculino, Mariano Reverdito en el polideportivo, y el invalorable aporte de Alberto Moreno recordándonos de dónde venimos en cada hecho histórico de nuestro Club. Con la producción general de Leo Zallio, Gabriel Martin, Fernando Burruso, Martín Herrera, Daniel Lubel y Maximiliano Catanzano en diseño y gráfica.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------