Compartir

viernes, 25 de mayo de 2018

FELIZ CUMPLEAÑOS BOMBONERA!
Así nació La Bombonera

Escapando de las garras del fascismo que castigaban a Europa, un joven inmigrante esloveno de 29 años llamado Viktor Sulcic arribó a la Argentina durante 1924, seguramente sin tener ni la menor idea de lo que le esperaba de este lado del mundo. Pero el destino le tenía reservado nada más y nada menos que la fama eterna de su obra.

Nacido en el año 1895 cuando Eslovenia todavía no era un país independiente sino que pertenecía al imperio austrohúngaro, se recibió de arquitecto en Trieste, Italia. Lugar donde sintió de muy cerca la Primera Guerra Mundial antes de su llegada a la Argentina. Y ya instalado en este país se topó con un primer palo en la rueda. Como en Italia hubo una reestructuración académica no pudo revalidar su título en la Argentina. Chupate esa mandarina.

Diseñó iglesias y fue pionero en el uso del hormigón armado para grandes obras pero el problema administrativo con su título le impidió firmar los trabajos hechos aquí. Hasta que se puso bajo el ala de Jose Luis Delpini y los dos, junto a Raul Bes, dieron vida a un estudio de arquitectura que fue ganando fama por sus laburos.

En 1929 el estudio de arquitectura recibió la oferta de construir el Mercado de Abasto. En 1931 comenzaron los trabajos y en 1937 su labor fue premiada por la Municipalidad de Buenos Aires.
Simultáneamente a la construcción del Mercado de Abasto el estudio se anotó en un concurso para la construcción del primer estadio de cemento de Boca Juniors. La obra, que buscaba albergar a 50.000 espectadores, contaba con una enorme limitación: un espacio demasiado chico para la cancha que se quería construir.

Y el proyecto de Delpini-Sulcic-Bes no sólo se lució sino que obtuvo el primer puesto justamente por el aprovechamiento al mango de las dimensiones del terreno. Las pendientes de las tribunas y el solapado de las bandejas iban a hacer posible lo que era imposible.

Arrancaron las obras en 1938 y hasta estaba contemplada una etapa final con la construcción de la cuarta tribuna que iba a cerrar en forma completa la cancha cosa que hoy, después de 70 años, todavía sigue en veremos. Pero sigamos.

Como si Viktor Sulcic no hubiera aportado mucho ya, hasta se dio el lujo de apodar al nuevo estadio de Boca como la “Bombonera”. Cuenta la leyenda que una amiga le regaló a Sulcic para su cumpleaños una caja de bombones y el arquitecto quedó sorpendido de que la forma de la caja era prácticamente igual al proyecto de estadio que estaban diseñando para Boca. Sulcic empezó a llevar esa misma caja de bombones a las reuniones con Delpini y otros colegas para discutir el proyecto y hacerle mejoras. Y fue el mismo Sulcic quien empezó a hablar de “Bombonera” para referirse a la cancha de Boca.

El apodo fue tomado rápidamente por Delpini y Bes y finalmente hasta aceptado de buena gana por las autoridades del club. Es más, el mismo día de la esperada inauguración, 25 de mayo de 1940, la gente ya hablaba de la Bombonera de Boca Juniors. Una Bombonera con apenas una bandeja del lado de Casa Amarilla y dos en el resto de la cancha a excepción de los palcos sobre Del Valle Iberlucea. Pero eso es anecdótico. El mito ya estaba en marcha. Más tarde vendrían los gritos ensordecedores de los hinchas de Boca, el susto de los rivales de turno, los triunfos épicos, las hazañas, las avalanchas, vueltas olímpicas y también derrotas dolorosas. Nningún estadio del mundo podrá reemplazar jamás a la Bombonera. Una obra arquitectónica maravillosa que encima carga sobre sus espaldas con años de magia, de mística y hasta con un apodo que le cae como anillo al dedo. Y pensar que algunos caraduras pensaron seriamente en mudar la Bombonera a Bajo Flores o Parque Patricios. Que Dios nos proteja de esos sátrapas.

Sulcic también tuvo otros logros destacadísimos en su carrera profesional, como el diseño del pórtico de entrada al cementerio de Luján. En el año 1944 hasta donó un proyecto de casas antisímicas a la provincia de San Juan.

Ya retirado de la arquitectura pero volcado de lleno a la literatura y a la pintura, Viktor Sulcic murió en Buenos Aires el 9 de septiembre de 1973 a los 79 años. Muchas gracias por todo, maestro.






Donde vive la Pasión

Hoy no vamos a andar con vueltas, mañana cumple 78 años nuestro sagrado Templo de la pasión Xeneize, paraíso e infierno ajeno, y esta columna no tiene otro objeto que venerarnuestro hogar como se merece. Porque al fin de cuentas qué diferencia un hogar de una casa sino los sentimientos, los recuerdos, el amor que la hizo única, toda la vida que la ató por siempre a nuestro corazón.

El Templo es eso, un lugar de veneración, el hogar por excelencia de nuestra fe bostera, la hoguera en que se cristaliza nuestra incomparable pasión por los colores azul y oro. Es el lugar que nos distingue en todo el planeta, el estadio que admiran desde los brasileños a los ingleses, desde los uruguayos a los italianos. Elegido una y otra vez como "el mejor estadio del mundo" por revistas inglesas, alemanas, francesas, por encima de otros más marketineros como Wembley o el Camp Nou. Es que lo que tiene La Bombonera no se compra con dinero ni se hace con marketing... Pregúntenle si no a Pelé, a Iniesta, a Roberto Baggio, a Ronaldinho, Dani Alves, Henry, Gattuso, De Rossi, Sergio Ramos, Deco...   (https://www.youtube.com/watch?v=ssuLBgA2Uys)

En 1931,la directiva de Boca encabezada por el presidente Ruperto Molfino, compró el terreno para la construcción del estadio en el mismo solar en el que Boca tenía su canca de madera desde 1922. Pero no sería hasta 1934 que se concretaría el proyecto, a cargo del arquitecto esloveno Viktor Sulčič . El 18 de febrero de 1938, Camilo Cichero, entonces presidente del club, colocó la primera piedra en presencia del presidente argentino Agustín Pedro Justo y el 6 de agosto de ese mismo año, la empresa alemana GEOPÉ inició la construcción.

El Templo fue inagurado un 25 de mayo de 1940 en un partido amistoso ante San Lorenzo que acabó en victoria por 2-0 con goles de Ricardo Alarcón (primer gol en el Templo) y Tenorio. Alarcón convertiría también el primer gol oficial seis días después ante Newell's. Como la cancha todavía no contaba con luz artificial, se disputaron dos tiempos de 35 minutos. Previo al match habían desfilado figuras de la gira del '25, cracks como Américo Tesoriere y Calomino, y los hermanos Farenga, viendo hacerse realidad algo que quizás hasta escapó de sus sueños más optimistas. Desde entonces correría mucha pero mucha agua bajo el puente...

Por lo pronto es lindo señalar que los hitos xeneizes en el Templo empezarían ese mismo año de 1940. Por ejemplo, tras peregrinar durante casi dos años por distintas canchas (Ferro, San Lorenzo y Chacarita) mientras se construía la propia, Boca hizo mediocres campañas en 1938 y 1939. Estaba claro que necesitaba volver a su hogar, que ahora iba a ser de cemento. Tan claro que en 1940 Boca se consagraría campeón sacándole 8 puntos de ventaja al segundo, Independiente. Y mirá si habrá arrancado teniendo peso La Bombonera que logró 13 de sus 24 triunfos jugando en casa, es decir: ganó todos los partidos jugados en La Bombonera.

Uno de ellos fue el primer clásico jugado en el Templo, el 30 de junio de 1940, en el que el Xeneize se impuso por 3-1. Ese día Boca agarró la punta y no la soltó más hasta salir campeón. De hecho, riBer sufriría La Bombonera como pocos ya que debió esperar más de 8 años para poder llevarse una victoria de Tierra Santa. Recién lo logró en agosto de 1948, tras sufrir 6 derrotas y dos empates. Boca jugó 96 partidos contra riBer en La Bombonera, ganó 45, empató 31 y perdió 20, marcó 137 goles y recibió 96. riBer estuvo 10 años sin poder ganar en nuestra cancha: entre 2004 y 2014 se enfrentaron 9 veces, de las que Boca ganó 5 y empató 4. ¿Por qué no diez partidos si fueron diez años dirá usted? Bueno, pasa que en 2011/12 riBer tuvo un pequeño inconveniente que le impidió jugar los torneos de la temporada...

Desde lo arquitectónico hay que recordar que el 16 de noviembre de 1941 se inauguró la tribuna 'Natalio Pescia', mientras que la construcción de la tercera bandeja se inició en 1951, inagurándose en 1953. Ahora sí, la Bombonera lucía tres bandejas, y además se instala el sistema de iluminación artificial (en el estadio de madera tenía alumbrado desde el 24/12/1929). El 12 de febrero disputó un amistoso ante el equipo yugoslavo de Hadjuk Split (terminó 1-1) para presentar estos cambios.

El Templo albergó no solo las hazañas sino el debut en azul y oro de algunos de estos "nenes": Antonio Ubaldo Rattín, Angel Clemente Rojas, Antonio Roma, Silvio Marzolini, Rubén José Suñé,  Osvaldo Rubén Potente, Diego Armando Maradona, Alberto José Márcico, Jorge Alberto Comas, Juan Román Riquelme, Martín Palermo, Jorge Bermúdez, Oscar Córdoba, Hugo Benjamín Ibarra, Sebastián Battaglia...

Además fue sede de "alguna" final: 

Final de la  Copa Intercontinental: 1977
Final de la   Copa Libertadores : 1963, 1977, 1978, 1979, 2000, 2001, 2003, 2004, 2007 y 2012
Final de la Copa Sudamericana: 2004 y 2005 
Final de la  Supercopa Sudamericana: 1989 y 1994
Final de la  Recopa Sudamericana: 2005, 2006 y 2008
Final de la  Copa de Oro Nicolás Leoz: 1993

De esas 19 finales, solo 8 correspondieron al partido de vuelta. De ellas Boca ganó 6 y dio la vuelta. Las otras 11 finales tuvieron sus revanchas fuera del Templo.  

De esos 19 partidos, Boca ganó 9, empató 8 y apenas perdió 2.

Desde 1940 hasta hoy, Boca logró 24 títulos de Liga, 6 Copas Nacionales, y 20 Copas Internacionales, un total de 50 estrellas. Y dio la vuelta en La Bombonera -tras ganar in situ- en 18 de esos títulos.

Juan Román Riquelme es el jugador con más partidos en La Bombonera, no en vano la llama "El patio de su casa": 206 partidos y 56 goles. Lo siguen Silvio Marzolini (194 y 8), Martín Palermo (193 y 129... más o menos), CFNM (190) y Roberto Mouzo (183 y 13).

Como podremos imaginar con el numerito mencionado, el que más veces hizo gritar al Templo fue el Titán. Lo siguen de lejos Piraña Sarlanga (67 en 88), el Atómic Boyé (66 en 99), Román (56 en 206) y el Manteca (55 en 84). 

Y hablando de goles, como dijimos la primera anotación en su historia tanto amistoso como oficial fue de  Ricardo Alarcón; mientras que en la Copa Libertadores, el primero fue de Paulo Valentim ante Olimpia el 14 de abril de 1963, en el que fue a la vez el primer partido por esa competencia. Por su parte el primer tanto en un clásico, fue de Julio Jorge Rossell en el 3-1 de 1940.

Los nombres

La cancha de Boca se conoció siempre como "La Bombonera", sin que se pueda establecer a ciencia cierta de dónde salió el apodo. Entre las leyendas, la más fuerte indica que al arquitecto Victorio Sulsic le regalaron una caja de bombones y se asombró con el parecido al estadio que tenía en mente. Sulčič empezó a referirse a 'La Bombonera' cuando hablaba del proyecto  en las reuniones con los colaboradores que participaron en la construcción y con los directivos xeneizes. El día de la inauguración, en los discursos se habló de 'La Bombonera'.
De todas maneras, el nombre oficial es otro. Y ha cambiado con los años. Como homenaje a quien tuvo que ver mucho en la construcción del estadio, el 20 de abril de 1986 pasa a bautizarse con el nombre de "Camilo Cichero". En diciembre del 2000, el estadio cambia su denominación oficial: ahora es "Alberto J. Armando". Toda una rareza, porque si hubo un presidente que soñó con un nuevo estadio fuera de Brandsen y Del Valle Iberlucea fue precisamente Armando.

El peor momento de La Bombonera

La etapa más dramática para la cancha ocurrió entre 1983 y 1984. Debido a varios incidentes, La Bombonera fue suspendida en 1983. Luego, diversas inspecciones detectaron graves fallas en la estructura y Boca estuvo deambulando en otros campos de juego (Vélez, River, Huracán y en forma muy extraña, llegó a jugar como local en Gimnasia y Esgrima La Plata y Sarmiento de Junín). Entre lo bizarro y patético, mientras el estadio estaba inhabilitado, se prometió un concierto del grupo Kiss para agosto de 1983. Ni nos imaginamos lo que hubiera sido en un estadio que literalmente, se caía a pedazos. Con mucho esfuerzo y con provisoria habilitación (sólo el anillo inferior y las plateas estaban abiertas), otro 25 de mayo, pero en 1984, la cancha volvió a recibir al pueblo boquense. Se organizó un amistoso contra Belgrano de Córdoba y Boca volvió a su casa.

Por Alberto Moreno para "Boca es Nuestro"



------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

"Boca es Nuestro" Todos los jueves de 18.30 a 20.00 hs por Radio Ired. El equipo está conformado por Vanesa Raschella, Eduardo Eliaschev y Claudio Giardino en la conducción. Los columnistas que cubren las principales actividades de nuestro Club son Martín Marzolini en básquet, Vanesa Raschella en futbol femenino, Martín Herrera en fútbol profesional, Jacqueline Vezzosi en divisiones inferiores fútbol masculino, Mariano Reverdito en el polideportivo, y el invalorable aporte de Alberto Moreno recordándonos de dónde venimos en cada hecho histórico de nuestro Club. Con la producción general de Leo Zallio, Gabriel Martin, Fernando Burruso, Martín Herrera, Daniel Lubel y Maximiliano Catanzano en diseño y gráfica.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------