Compartir

viernes, 27 de abril de 2018

"LA MALDICIÓN DEL POTRILLO"




Porque la historia de un club –y de una persona- no se hace solo de grandes momentos, porque la virtud que nos caracteriza es la de saber levantarnos y darle para adelante, porque en estos tiempos hay mucho hincha de Boca que se queja de lleno, es que hoy recordamos un episodio no precisamente feliz. Hubo un tiempo que no fue hermoso, sino bastante jodido, y fue la década del '80. Y dentro de esa década, el año 1984 se erige en exclusiva como el peor de la historia de Boca, con la casi desaparición del club como la consecuencia más extrema. En ese año a Boca le pasó de todo, situaciones que fueron de lo humillante a lo bizarro. Como la que ilustra la comuna de hoy, que aúna ambos conceptos.

El protagonista es nada menos que el Potrillo Fernando Morena, formidable goleador charrúa que combinaba clase con una efectividad que quitaba el aliento. El tipo era ídolo total de Peñarol (donde ganó 6 torneos locales, una Libertadores -con gol suyo en la final-, y una Intercontinental), del Valencia (campeón de la Supercopa Europea) y de la Celeste (campeón de América). Elegido por la FIFA como uno de los cuatro goleadores más efectivos de la historia, Morena metió la friolera de 334 goles en 449 partidos, más otros 334 en amistosos. Es el máximo goleador histórico de la liga uruguaya, con 230 tantos y el segundo máximo goleador histórico de la Copa Libertadores, con 37 pepas. Lo que se die un crack, un monstruo. De verdad.

Así que en abril de 1984, cuando el tipo llegó a Boca, era imposible no ilusionarse. Porque venía directo de Peñarol, porque además llegaba con buena edad -32 años- y venía de meter 41 goles en 56 partidos en la última temporada en el Carbonero. Es decir: ni viejo, ni acabado, un tipo en plenitud. Pero será que no hizo pretemporada, será que la camiseta Xeneize pesa una tonelada, será que era 1984, o quizás haya sido el incidente que vamos a contar hoy lo que desencadenó que el paso de Morena por Boca fuera un fiasco de antología. Un misterio digno de Sherlock Holmes…

El tipo debutó en la segunda fecha del Metro, ante Ferro, en una derrota 0-2. El partido siguiente, en cancha de Vélez y ante Platense, se presentaba como una oportunidad de despegar, tras las dos derrotas iniciales –con el Pincha y Ferro- en el torneo. Y todo parecía que iba a ser recuperación nomás porque el Xeneize se puso en ventaja con los goles del Gallegol Vázquez (olímpico) a los 27’, y del propio Potrillo a los 60’, ejecutando con mucha clase un penal que le había cometido a él mismo. Como si eso fuese poco, el destino pareció hacerle un guiño al Xeneize cuando a los 76’ el arquero rival -Gabriel Puentedura- salió lesionado. Platense ya había hecho todos los cambios, así que el que se calzó los guantes fue López Turitich, marcador lateral.

Pero la noche cayó en pleno día, porque inesperadamente el Calamar descontó con un tiro libre exquisito de Fallero. Y empató a los 81' por intermedio de Alegre, desde los doce pasos. Los dioses Xeneizes parecieron apiadarse de nosotros porque tres minutos después, ¡penal para Boca! Agarra la pelota Morena muy decidido y ya todos nos relamíamos imaginando la certera ejecución del experimentado crack charrúa para festejar dos sufridos puntos, necesarios como el agua. Pero no. El Potrillo se volvió un pony, pateó una masita a las manos de López Turitich y el partido terminó 2-2. De allí en más, todo fue discretísimo. Morena jugó apenas cinco partidos más en el Metro, con una expulsión de kinder ante San Lorenzo incluida -en la fecha siguiente del partido con Tense- con cero gol en su haber, y partió a la nefasta gira por Europa, en busca de los dólares que Boca necesitaba como el agua. Extrañamente, allí hizo goles de todos los colores, que no sirvieron de mucho más que para pensar que la razón del fracaso se pareció mucho al miedo escénico...

Por Alberto Moreno para "Boca es Nuestro"

Boca es Nuestro: Programa completo del 26-04-2018 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
"Boca es Nuestro" Todos los jueves de 18.30 a 20.00 hs por Radio Ired. El equipo está conformado por Vanesa Raschella, Eduardo Eliaschev y Claudio Giardino en la conducción. Los columnistas que cubren las principales actividades de nuestro Club son Martín Marzolini en básquet, Vanesa Raschella en futbol femenino, Martín Herrera en fútbol profesional, Jacqueline Vezzosi en divisiones inferiores fútbol masculino, Mariano Reverdito en el polideportivo, y el invalorable aporte de Alberto Moreno recordándonos de dónde venimos en cada hecho histórico de nuestro Club. Con la producción general de Leo Zallio, Gabriel Martin, Fernando Burruso, Martín Herrera, Daniel Lubel y Maximiliano Catanzano en diseño y gráfica.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------