Compartir

martes, 3 de abril de 2018

FELIZ CUMPLEAÑOS CLUB ATLÉTICO BOCA JUNIORS

Un 3 de Abril de 1905, cinco pibes, Esteban Baglietto, Santiago Sana, Alfredo Scarpatti, y los hermanos Juan y Teodoro Farenga, ninguno de los cuales superaba los 19 años, decidieron darle una estructura formal a su equipo de Barrio. Nunca deben haber imaginado que en ese banco de la Plaza Solís del barrio de La Boca, estaba naciendo una Leyenda que trascendería varias generaciones. 

Que difícil se nos hace ponernos en la cabeza de esos 5 pibes… 


Después de ellos, vinieron nuestros abuelos, nuestros padres, y cada uno desde su lugar fue ayudando a construir este coloso en que se convirtió Boca Juniors. TODOS trabajaron con un UNICO OBJETIVO: la grandeza de Nuestro Club. No había diferencias de posición económica, de raza, de religión ni de ideología política, cuando lo que estaba en juego era el interés común de la Institución. Privilegiaron el interés colectivo por sobre el interés personal. Y más aún cuando la historia nos muestra que desde sus orígenes, Boca fue creciendo en un Barrio humilde, de trabajadores, y que a partir de ahí se amplió su masa de seguidores, básicamente entre los sectores populares. SIEMPRE ESTUVO BOCA SOBRE TODO Y SOBRE TODOS… 





Hoy ese Club que pasó a ser el más Grande del mundo, cumple 113 años. 

Pero hace tiempo que “algunos” pretenden cambiar el espíritu colectivo por el individual, desechan el interés social por el interés económico, se olvidan del ayer para sacar provecho del hoy sin importarles el mañana. Así vemos que pasa a ser más importante: tener un escuelita de fútbol en Nueva York, que abrirles las puertas del Club a los pibes del Barrio que no pueden pagar una cuota social; recibir cientos de turistas los días de partidos mientras miles de Hinchas no tienen acceso a una entrada; construir un estadio “como los del primer mundo (?)” despreciando Nuestra Bombonera, la que es admirada por gente de todo el planeta; cerrarle la inscripción de Socios a los Hinchas, obligándolos a pagar por estar en una lista de espera; resignar los colores de Nuestra camiseta a cambio de dinero proveniente de una marca de ropa deportiva; pretender eliminar un natatorio que para mucha gente del Barrio fue y es su único lugar de veraneo, para hacer cocheras destinadas a los poseedores de plateas preferenciales o palcos vips; maltratar a los ídolos del Club por rencores personales de algunos personajes. 

Que difícil se nos hace ponernos en la cabeza de esos 5 pibes… 
Pero, seguramente, no pensaban en estas “modernidades” que instalaron o pretenden instalar 

Viví muchísimas épocas de gloria; ya queda demasiado chico tu Escudo para albergar tantas estrellas. Pero sería injusto si no digo que esas estrellas marcan sólo los campeonatos de fútbol. ¿Por qué no recordar también los innumerables campeonatos que ganamos en básquet masculino y femenino, en vóley masculino y femenino, en pelota a paleta, en waterpolo, en lucha olímpica, en pesas, en bochas, en esgrima, etc., etc., etc.? Porque esto también es lo que conseguiste: ser un Club que a través de diferentes deportes formó a innumerable cantidad de personas. 

En épocas muy difíciles, tuviste la suerte de que una gran cantidad de Hinchas se acercaran a darte una mano, y sólo se les preguntaba “en que podés colaborar” y no “cuanto tenés”. Solo así pudimos salir adelante, más fortalecidos que antes, porque se ve que lo llevamos en los genes desde 1905: ante las adversidades, nos agrandamos. Esa es la famosa Garra Boquense y acá es donde toma significación otra de nuestras frases más célebres “Podrán imitarnos, pero igualarnos jamás”. 






Quiero recordar en este día a gente como Juan Brichetto, quien en los difíciles momentos iniciales del Club, el que era sostenido a pulmón y trabajo por los vecinos, tuvo muchos gestos para con los jóvenes entusiastas brindando aportes de materiales para el cuidado y armado de los primeros campos de juego, e inclusive otorgó ayuda económica la cuál tenía la única condición de ser devuelta en los plazos que pudiera la flamante Institución y sin cobro de intereses. O el Dr. Camilo Cichero, quien no dudó en hipotecar su casa familiar como garantía de un crédito para iniciar la construcción de Nuestra Bombonera. O Don Antonio Alegre, quien en innumerables ocasiones, antes y durante su presidencia, aportó dinero para sobrellevar la difícil situación económica que atravesaba Nuestro Club en esos tiempos, y pasó sus últimos años con serios problemas económicos. Estos son algunos de los casos que se contraponen con otros que llegaron a inhibir a Boca por la no cancelación de aportes, llegando inclusive a auto abonarse intereses punitorios sobre dichos préstamos. U otros que ingresaron al Club como Diógenes el linyera, y salieron como Bill Gates… 

Por todo esto es que duele en algunos momentos ver que no interesa si se pierde la plaza en la liga mayor del básquet nacional, así como regalamos la de vóley masculino o futsal femenino. Pareciera que lo único que importa es la “séptima”… 

Duele ver que otros Clubes mucho más chicos que nosotros tengan escuelas primarias, secundarias, terciarias, de formación dirigencial, etc. y nosotros hayamos cerrado el Instituto que funcionaba dentro de nuestro Club y que fue el primero que lo tuvo; duele ver que no podamos llevar a nuestros hijos a la cancha porque no los podemos hacer Socios desde hace años. Salvo que los hagas Adherentes y pagas una cuota mensual para estar en una lista de espera sin saber durante cuanto tiempo, y ni así tenés la certeza de que vas a conseguir una entrada. ¿Cuántos de nuestros conocidos se hicieron fanáticos de Boca desde que pisaron La Bombonera por primera vez porque los llevó el padre, un tío, un amigo? Hoy esa posibilidad no está; salvo que tengas los recursos para hacerte pasar por turista, para los que pareciera que no hay limitaciones. 

Es imposible compatibilizar Nuestros sentimientos como Hinchas, con el de los que solo ven en Boca a una unidad de negocio, o un trampolín político para utilizarlo en beneficio propio. Y que encima no son Hinchas de Boca!!! 

Pero no lo van a conseguir, porque precisamente ese va a ser el principal escollo que van a encontrar esos “oportunistas”: el sentimiento puro del Hincha de Boca, que no sabe de claudicaciones. 

Boca nació en un barrio popular, se hizo grande con una política de puertas abiertas, y en la integración y la diversidad es que conseguimos ya superar holgadamente la frase de que somos La Mitad más Uno; yo diría que somos Todos menos unos pocos. 

Por eso no vamos a permitir un Boca elitista, un Boca para algunos, un Boca de puertas cerradas. 

Con humildad, trabajo y sin claudicaciones, vamos a recuperar esos valores que nunca debimos haber dejado de lado. 

Boca tiene 113 años y va a tener muchos más. Como siempre decimos: pasan los jugadores, pasan los técnicos, pasan los dirigentes, pero el Club siempre va a estar por encima de todos. Solo tenemos que cuidar, que nadie haga hasta lo imposible para destruir lo que tantos anónimos desinteresados construyeron en más de un siglo. Tenemos que estar alertas para que, a corto o mediano plazo no venga alguien con la prepotencia del dinero a quedarse con Nuestra historia convirtiendo al Club Atlético Boca Juniors en el Boca S.A.D. 


Y tenemos también que seguir defendiendo Nuestra Casa, ante la intención manifiesta que tiene esta dirigencia de dejar la Bombonera para “eventos deportivos”, seguramente favoreciendo a alguna empresa amiga, y construir un estadio shopping en los terrenos de Casa Amarilla, una vez que consiga regularizar una compra declarada ilegal por la Justicia. 

Ahí es donde tenemos que estar atentos para, con nuestra participación, impedir que esto suceda. 


Por lo mencionado en forma precedente, es que decimos que en este cumpleaños 113 siguen encendidas varias luces de alerta. Es mucho lo que hay en juego. 

Nuestra Historia, Nuestra Identidad, Nuestra Casa, Nuestro Club… 

Fíjese cada uno de que lado quiere estar… Nosotros vamos a estar con la conciencia tranquila de que dejaremos la vida defendiendo al Club Atlético Boca Juniors. A los ingenuos, a los indecisos, a los confiados, a los tibios, no digan que no les avisamos. A los mercenarios, nunca los perdonaremos. 

Yo quiero que el GRACIAS que hoy te digo, te lo sigan diciendo a través de los tiempos mis hijas, mis nietos, los hijos de mis nietos y los hijos de los hijos de mis nietos. 

PORQUE EL GEN BOSTERO ES INDESTRUCTIBLE 

PORQUE DE LA BOMBONERA NO NOS VAMOS

PORQUE SIEMPRE SERÁS CLUB ATLÉTICO Y NUNCA S.A.

PORQUE A BOCA LO HACE GRANDE SU GENTE 

SIEMPRE ESTARÉ A TU LADO, BOCA JUNIORS QUERIDO !!! 

FELIZ CUMPLE !!! 


CLAUDIO O. GIARDINO 
Socio Vitalicio N° 10.487