Compartir

viernes, 20 de abril de 2018

¡CON EL GOL A 220!


El marco estaba lejos del ideal. Seguramente no era como lo había soñado. De hecho, capaz que ni lo había soñado por más Optimista que fuese.  Pero después de tanta gloria en azul y oro, seguramente lo imaginaba en una final, o quizás en un clásico. Seguro que no en un partido ante Arsenal, en el debut de un técnico interino llamado de apuro tras la flojísima campaña del técnico anterior, que para colmo era un interino puesto a titular. Corría el año 2010 y las cosas no se hacían precisamente bien en Boca. El Chueco Alves había reemplazado a un desteñido Coco Basile en enero, tras una derrota amistosa con riBer. Claro, lo del Chueco fue de Guatemala a Guatepeor. Una campaña paupérrima que solo incluyó un triunfo 2-0 ante las plumas en el Templo como solitaria alegría en medio de un océano turbulento. Tito Pompei asumió en lugar del Chueco y debutó un 12 de abril, por la fecha 14 del Clausura y frente a Arsenal. Así que en ese escenario poco glamoroso, él salió a la cancha con la banda de capitán en el brazo y la idea fija en la cabeza…

La cosa tardó poquito, casi nada en llegar. Habían pasado apenas 9 minutos cuando su enemigo íntimo, Román, dejó claro por millonésima que fuera de la cancha quizás no se llevaban bien, pero adentro se entendían como nadie. Así que el 10 la capturó en tres cuartos, sobre la izquierda, y tiró una doble pared con Nico Gaitán. La devolución lo encontró dentro del área y mano a mano con Campestrini. Era gol de Riquelme pero no. Con su habitual vista periférica vio al Titán apareciendo por derecha, voraz. Toque de billar hacia allí y Martín solo tuvo que mandarla a guardar. Como lo hizo 218 veces antes, solo que esta tenía un detallecito especial, un sabor distinto, era el grito para el que todo el Templo y cada hincha a lo largo y ancho de la nación azul y oro habían afinado la garganta: el 219. Con ese tanto el Titán  acababa de superar el récord de Roberto Cherro, y se convertía en el máximo goleador azul y oro de la historia. El festejo fue con Ryduan en una coreografía sencilla y casi tierna. Pero claro, no en vano lo apodaban el Optimista del Gol. Así que el Titán fue por más.

A los 12’ estiró la cuenta su amigo el Pochi Chávez. Y al minuto de la segunda mitad apareció Román con un golazo de los suyos para anotar el tercero. La Boca era una fiesta aunque faltaba la frutilla del postre: el 220, como para alcanzar una cifra redonda. Esta vez fue Nico Gaitán el que aceleró en busca de un pase largo y tocó al medio para que Martín dejase en que la cosa no iba a terminar ahí. El Titán jugaría todavía un año más, hasta el  18 de junio de 2011 y convertiría 16 goles más para dejar una marca de otro planeta, o de otro tiempo: 236 tantos en 404 partidos oficiales. Una bestialidad todavía más meritoria porque el Titán jugó en una época en la que por diversos motivos se hacían muchos menos goles por partido. Y eso por no mencionar el registro absoluto contando partidos amistosos: en ese caso la cifra sube a 268 tantos en 472 encuentros. Goles en clásicos, goles en finales, goles por torneos locales, goles por Copas, tricotas, cuaternas, de taco, de mitad de cancha, de cabeza, de cabeza desde mitad de cancha, con ligamentos, sin ligamentos, de derecha, de zurda, de penal o tiro libre, el Titán solo te garantizaba una cosa: él la iba a mandar a guardar. El tipo llegó a Boca en septiembre de 1997 y tardó 7 partidos para embocarla por primera vez. Claro, le habrán dolido las críticas iniciales, porque de ahí en más se graduó  de experto en (generar) afonías: los dejó mudos a todos de tanto gritar sus goles. Y encima los títulos, porque buena parte de esos tantos  sirvieron para dar vueltas olímpicas. Trece para ser exactos: 6 torneos locales, 2 Libertadores, 1 Intercontinental, 2 Sudamericanas, y 2 Recopas. Y en todas estuvo él inflando redes.  Son tantos y tantos momentos que nos regaló el Titán que no los vamos a agotar hoy, porque sus hazañas merecen columnas dedicadas a cada una de ellas. Hoy recordamos este momento único, cantando ¡“vos nos diste los goles, vos nos diste alegrías, lo que hiciste por Boca no se olvida en la vida”! 

Por Alberto Moreno para "Boca es Nuestro" 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
"Boca es Nuestro" Todos los jueves de 18.30 a 20.00 hs por Radio Ired. El equipo está conformado por Vanesa Raschella, Eduardo Eliaschev y Claudio Giardino en la conducción. Los columnistas que cubren las principales actividades de nuestro Club son Martín Marzolini en básquet, Vanesa Raschella en futbol femenino, Martín Herrera en fútbol profesional, Jacqueline Vezzosi en divisiones inferiores fútbol masculino, Mariano Reverdito en el polideportivo, y el invalorable aporte de Alberto Moreno recordándonos de dónde venimos en cada hecho histórico de nuestro Club. Con la producción general de Leo Zallio, Gabriel Martin, Fernando Burruso, Martín Herrera, Daniel Lubel y Maximiliano Catanzano en diseño y gráfica.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------