Compartir

viernes, 20 de octubre de 2017

Historia: "Los records son de nosotros, las mentiras son ajenas"

Por el profe Alberto Moreno para "Boca es Nuestro"

Éste Boca del Mellizo logró un espectacular arranque de torneo, con seis triunfos al hilo, puntaje ideal y apenas un gol en contra. Una marca estupenda de por sí, aunque como siempre los contadores de la historia parcial lo sindican como “el mejor de la historia de Boca”. Como debemos repetir una y otra vez: la historia de Boca comenzó en 1905, y la del fútbol argentino en 1892, no en 1931. El actual es el mejor arranque Xeneize en el profesionalismo, pero no en su historia. El hecho de que se insista en hablar de “toda la historia” solo para mencionar al profesionalismo puede deberse a  una cuestión comercial –la necesidad permanente de vender actualidad y no cosas “en blanco y negro”-, de simple ignorancia –hemos hablado muchas veces en este espacio sobre cómo y cuándo nació la negación del amateurismo-, o quizás porque es una manera de –una vez más – negar o esconder los logros boquenses para que el resto no se quede sin nada y de esa manera además, inflar a las plumas. 

Así, se argumenta que Boca va por el record del mejor arranque de la historia que está “en poder de riBer” y corresponde al equipo dirigido por Passarella, en 1991. Supuestamente ese equipo abrochó 9 triunfos consecutivos. Pero claro, como siempre, lo que cuentan las plumas viene flojito de papeles. Porque entre los 9 “triunfos” cuentan el partido con Racing por la tercera fecha del torneo, encuentro suspendido por agresión a Comizzo cuando iba igualado en cero y que el tribunal le dio por ganado 1-0 posteriormente. O sea: no fue ganado en cancha y en consecuencia no puede acreditarse como un arranque de 9 victorias consecutivas. Lo que nos lleva al anterior record plumífero de 8 victorias seguidas en 1932, esta vez sí logradas en el verde césped.  Record que emparda el Independiente campeón del Nacional 1967. En este relato entonces, Boca estaría a dos partidos de igualar records ajenos. Pero claro, es un relato, una fantasía, las plumas contando las cosas como les gustaría que fuesen.  Un clásico de Núñez, al fin y al cabo.
Porque resulta que Boca ya tiene el record de 8 victorias consecutivas. No solo lo tiene, sino que lo tiene antes que riBer e Independiente. Mucho antes. De hecho, Boca logró su primer título en 1919 con 8 victorias consecutivas. Esas 8 victorias de hecho, constituyeron la totalidad de partidos del torneo, lo que le valieron además el título invicto y con el 100% de los puntos. Pero claro, esto es Boca. Así que siempre hay más, como corresponde al único Grande. ¿Por qué? Porque entre los equipos que disputan torneos de AFA, Boca comparte con Racing el record de victorias consecutivas de TODA LA HISTORIA DEL FÚTBOL ARGENTINO en el arranque de un torneo: Boca lo logró en 1924, mientras que Racing lo había inaugurado en 1919.

El año 1924, fue aquel en el que el Xeneize se consagró híper supra mega campeón del fútbol argentino con tanta pero tanta holgura que le fue suficiente jugar 19 de los 21 partidos correspondientes para quedarse con el título, consagrándose en la decimoséptima fecha. Cómo habrá sido de arrasadora su campaña, que le valió la invitación al año siguiente a la consagratoria gira de 1925. En el torneo de 1924, aquel equipo de Tesoriere, Bidoglio, Calomino y Tarascone, fue una máquina de triturar rivales y ganar sin solución de continuidad, abrochando la inalcanzable marca de… ¡13 triunfos consecutivos en el comienzo del torneo! En ese lapso metió 48 goles y apenas le marcaron 6.  El record se interrumpió en la 14va fecha, cuando Temperley logró el milagro de birlarle un punto al empatarle 1-1. Fue apenas un changuí que cedió Boca, porque luego abrochó otros 5 triunfos consecutivos. Logrando el título con 18 triunfos, un empate, cero derrotas 67 goles a favor, 8 en contra y una efectividad de 97,3%.

¿Existe algún equipo que posea un arranque mejor? Sí, pero desde 1931 ya no disputa torneos de AFA, de hecho ya no tiene al fútbol como su actividad principal. Se trata del CASI, el Club Atlético San Isidro, que nació como club de fútbol y fue un gran animador de los torneos del amateurismo, pero que en 1931, con la profesionalización del fútbol, optó por el rugby como deporte y pasó a revistar en la URBA. Cuando aún los muchachos sanisidrenses corrían detrás de la redonda, llegaron a  los 16 triunfos consecutivos en el torneo de 1915, campeonato que finalmente se adjudicaría Racing. 

Con el CASI fuera de la ecuación, queda claro que son los demás los que tienen que alcanzar al Único Grande. Nunca al revés.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------