Compartir

domingo, 28 de mayo de 2017

LA VOZ DEL HINCHA
Cuando en un país, família o club los problemas se perpetúan, la culpa o responsabilidad es de la cabeza. 

En este caso, el presidente y la comisión directiva de nuestro club, gracias a su mala gestión, vienen quitándole a Boca su historia, con eso su identidad y con eso nuestra identificación y el estilo de juego y club que siempre fue.

Se destrata a los ídolos, a nuestros símbolos como nuestro templo y también a los socios, ya que se planifica para el 2018 poner asientos plásticos en la tercera bandeja sur y que de los casi 100mil socios adherentes sólo 300 puedan ingresar a la cancha a ver el partido. Todo esto a través de un sistema imposible de operar con éxito, todo esto siendo que los socios adherentes aportan a las arcas del club casi el 50% de los ingresos por cuotas sociales. 

Hoy lo que se ve en el fútbol masculino es sólo la punta del iceberg, el resto lo ve quien se acerca al club y se empapa solo un poco de lo que pasa a nivel institucional. Jugadores/socios sin identificación Bostera, DT's/presidente + CD caprichosos y sin ideas y operando sólo para mantener sus sillas en el club, y finalmente, un equipo/club a la deriva y sin identidad, sin sentido de pertenencia y sin un rumbo claro.

Pase lo que pase al fin del campeonato nos debemos el tener memoria, pero no de un un año atrás, sino de 112 años que nos enseñan, para los que se sienten desorientados, lo que debemos tener en cuenta y evaluar en 2019, pensar si queremos seguir en este rumbo o intentar volver a ser el Boca que nos conquistó y que nos hizo amarlo, ese Boca que todos llevamos en el corazón aunque gane o pierda.

Hoy, sólo nos queda alentar y esperar que resultados ajenos nos favorezcan. En el 2019 depende de nosotros.

¡¡VAMOS BOCA CARAJO!!