Compartir

viernes, 16 de noviembre de 2018

BOCA NUNCA TEME LUCHAR
Hubo mucha desazón con el empate ante riBer por la primera final de la Copa más deseada. Y se entiende especialmente porque Boca pudo ganarlo en esa última del Pipa, que salvó Armani. Aunque claro, también pudo perderlo en la primera mitad si Rossi no se vestía de Gatti, Córdoba y Roma juntos. Muchos se quedaron mal y no faltó quien le cayó a los jugadores impiadosamente. Hubo acusaciones de falta de carácter, de inocencia, de desconcentración, de no estar a la altura. Un exceso, desde mi humilde opinión. Particularmente porque se trataba de una final y contra riBer. No es cualquier final mis amigos, es LA final. Entonces deberíamos detenernos un segundo para tomar cabal dimensión de aquello de lo que estamos hablando. Porque si Boca logra esta Libertadores, será con seguridad la más difícil de todas las obtenidas hasta ahora. 

Analicemos:

-    En la primera, en 1977, Boca disputó en total 13 partidos. En la etapa decisiva jugó ante Libertad (dos victorias), Deportivo Cali (dos empates), y tres finales ante Cruzeiro (1 triunfo, una derrota y un empate). Es decir un paraguayo, un colombiano (ninguno había ganado la Copa), y un brasileño (último campeón).

-    En la segunda, en 1978, entró directamente en la fase decisiva, donde jugó seis partidos: ante riBer (empate en cero DE LOCAL y victoria 2-0 DE VISITANTE ), ante Atlético Mineiro (dos victorias), y la final fue otra vez ante Deportivo Cali (empate y goleada de local). Un argentino, un brasileño y un colombiano. Ninguno de sus rivales había ganado aún la Copa.

-    En la tercera, en 2000, Boca jugó 14 partidos. En los mata a mata enfrentó a El Nacional (empate y victoria), a riBer (DERROTA en la ida y victoria en casa), al América (victoria en casa y derrota en la revancha), y al último campeón Palmeiras (doble empate, con un 2-2 preocupante de local). En este caso hablamos de un ecuatoriano, un argentino, un mexicano, y un brasileño. Dos de ellos campeones.

-    En la cuarta, en 2001, el Xeneize jugó 14 partidos. En octavos enfrentó a Junior (victoria afuera, empate adentro), en cuartos a Vasco Da Gama (doble victoria), en semis a Palmeiras (doble empate), y en la final a Cruz Azul (victoria afuera y… ¡derrota adentro!). Un colombiano, un mexicano y dos brasileños. Solo los brasileños habían ganado la Copa.

-    En la quinta, en 2003, arrancamos muy mal los octavos, perdiendo de local con el ignoto Paysandú, peor en la revancha le pasamos el trapo en Brasil, y de allí en más no paramos: doble triunfo en cuartos ante el Cobreloa, doble triunfo en semis ante el América de Cali, y doble triunfo en la final ante el Santos. Eso sí, de los cuatro rivales (dos brasileños, un chileno y un colombiano), solo uno había logrado la Copa.

-    Llegamos a la sexta que nos costó un ojo de la cara. Porque primero padecimos mucho en la fase clasificatoria y entramos a octavos por la ventana. En octavos enfrentamos a Vélez y a la clara victoria en el Templo (3-0) le siguió una angustiosa derrota por 1-3 en el Fortín, donde nos salvó un gol olímpico de Román. En cuartos apareció una vez más a Libertad. Tras un preocupante empate DE LOCAL, Boca hizo pata ancha en Paraguay y se trajo un 2-0 clasificatorio. En semis llegó el turno de la cenicienta del torneo, el Cúcuta nos derrotó con un contundente 3-1 y puso las cosas muy ásperas. El 3-0 la noche de la niebla espantó cualquier fantasma. Y enla final Boca jugó su mejor definición de Copa de la historia y marcó un 5-0 global ante Gremio. Otra vez Boca jugó 14 partidos, enfrentó a un argentino, un paraguayo, un ecuatoriano y un brasileño. Dos de ellos eran campeones de Copa.

¿A qué vamos con todo este repaso? A un par de cuestiones, siendo la primera de ellas el grado inédito de dificultad de esta Copa. Para empezar nomás, sería la primera vez que Boca debe enfrentar en los mata mata a dos equipos brasileños y uno argentino que, además son campeones de Copa. No solo son campeones de Copa, sino que entre los 3 acumulan 6 títulos, la misma cantidad que Boca. No solo son campeones de Copa, encima el historial de Boca ante Palmeiras era más que adverso (4 victorias de Boca, 13 empates, 8 derrotas, de hecho hasta el 2-0 de los goles del Pipa, Boca solo había conseguido una victoria oficial); y contra Cruzeiro estábamos un partido abajo y lo empardamos en esta llave (6-4-6). Y bueno, la final… es ante el clásico rival, algo que no se había dado NUNCA en toda la historia de la Copa. NUNCA en 58 finales. Bueno, nos tocó a nosotros.

Todo esto debería bastar para darse cuenta de que no se trata de una Copa cualquiera y que algún mérito tiene este Boca, estos jugadores, este técnico (sí, parece difícil saber cuál, pero algún mérito tiene), Este equipo afronta, a mi entender, la Copa más difícil de la historia, tanto por los rivales enumerados, como por el hecho de que a partir de octavos también se dio algo inédito: 13 de los 16 clasificados son campeones de América.

Y el otro punto, para nada menor y que da título a esta columna: Boca nunca teme luchar. Eso dice nuestro himno y eso dicta nuestra historia. Boca NUNCA la tuvo fácil, Boca está hecho de hazañas, de doblegar la adversidad, de bailar con la más fea, si es que quiere llegar a la gloria. En esta misma edición, entró a octavos por la recontra ventana. Igual que en 2007, donde tuvo que hacerle 7 al Bolívar para pasar a octavos, y donde pudo quedar afuera con Vélez y Cúcuta. También se le complicó en la fase de grupos en 2003 y encima casi se queda afuera con Paysandú.

Nos ponemos mal por un empate de local ante riBer en la primera final de la Libertadores de todos los tiempos… ¿Qué hubiesen hecho muchos de estos hinchas de hoy cortando clavos perdiendo con Cruz Azul de local? ¿Cómo se hubiesen puesto los que se enfurecen con Izquierdoz por fallar ante riBer cuando el Patrón la tiró a las nubes en la definición por penales? Y si vamos al 2000 nos vamos a encontrar con un aaranque con derrota ante el Blooming; con una derrota en la ida ante riBer; con el padecimiento atroz ante el América, cuando caminamos por la cornisa hasta que apareció Samuel; y desde ya, con la final… Cualquiera que recuerde esa final sabe bien cuál era el sentimiento después de empatar 2-2 ante el último campeón. Nos veíamos afuera. Repasen los goles de Palmeiras: el primero… mamita lo de la defensa de Boca y lo de Oscar, una mezcla del gol del Pipa y el de Izquierdoz del domingo. ¿Y el segundo? El Patrón quedó dibujado como si no fuese él, y Euller la clavó abajo. Como el otro día, Boca fue ganando dos veces… y terminó empatando. Todos, pero todos: los medios, Palmeiras, riBer, nosotros, nos daban por muertos.

En el 78, a riBer lo peloteamos de todos lados en la ida, al punto que todos los medios le pusieron 10  a Fillol, pero terminó 0-0. En la Heladera les clavamos 2, de contra y los dejamos afuera. En el ’77 hubo que jugar tercera final y llegar a penales. ¡Y habíamos sido mejores que el Cruzeiro en por lo menos dos de los tres partidos!

Boca siempre sufrió, históricamente ha sido así. Para después gozar primero hubo que transpirar. Todos tenemos la foto de Román haciendo magia con Gremio en 2007, del Patrón y el penal en 2000, de Tévez doblegando al Santos, del Loco atajándole a Vanderley, del Heber y su golazo al Cali, de Oscar festejando contra Cruz Azul.  Todos hablamos de la mística del Toto y el Virrey. Pero eso es el diario del lunes. Antes de eso no hubo mística, hubo sangre sudor y lágrimas con las que se construyó esa mística. Esa que estos jugadores vana mostrar para que esa cancha inmunda vuelva a ser el escenario de un Silencio Atroz. Solo que esta vez va a ser el más grande de la historia. Y será eterno.

Por Alberto Moreno para "Boca es Nuestro"


-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
"Boca es Nuestro" Todos los jueves de 18.30 a 20.00 hs por Radio Sentidos. El equipo está conformado por Claudio Giardino, Fernando Burruso y Eduardo Eliaschev en la conducción. Los columnistas que cubren las principales actividades de nuestro Club son Martín Marzolini en básquet, Vanesa Raschella en futbol femenino, Martín Herrera en fútbol profesional, Jacqueline Vezzosi en divisiones inferiores fútbol masculino, Mariano Reverdito en el polideportivo, y el invalorable aporte de Alberto Moreno recordándonos de dónde venimos en cada hecho histórico de nuestro Club. Con la producción general de Gabriel Martin, Leo Zallio, Fernando Burruso y Martín Herrera.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
El programa completo de ayer


------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------