Compartir

martes, 18 de julio de 2017

CLARIN MIENTE

Una vez más, con estupor, aunque ya deberíamos estar acostumbrados a estas bajezas, leemos una nota en el “gran diario argentino” totalmente fuera de lugar, tendenciosa, maliciosa y carente de argumentos veraces. Otra mentira más, y van…


El pseudo periodista Abel Escudero Zadrayec, publica una extensa nota sobre una supuesta ayuda que habría recibido el Club Atlético Boca Juniors en el año 1912, mediante el cual accedió a la primera categoría del fútbol argentino de acuerdo a lo establecido en un dictamen de la Asociación Argentina de Football, hoy AFA.

Si bien este personaje no oculta su fanatismo por el Club Atlético Río de la Plata, según la FIFA, o riBer según los diccionarios de los últimos 5 años, destila odio y pestilencia en cada una de sus frases, tratando de inducir al lector a una conclusión que solo se encuentra en su mente enferma. Es un tema más de psicólogos que nuestro, analizar porque no se puede superar un complejo de inferioridad después de tanto tiempo.

Si le interesa, ponemos a disposición Nuestro último programa de radio en el que, precisamente, tres de los más prestigiosos historiadores de Nuestro Club se encargan de rebatir con sólidos argumentos esta falacia. Porque para hablar hay que investigar y estudiar los hechos, y no tocar de oído con el solo fin de ocultar su vergüenza imborrable (Especial de Historia de Boca es Nuestro Radio)

Podés escuchar la explicación del especial de historia de Boca es Nuestro Radio, acá:



En ese año, un hecho no menor que este principiante omite, es que la asociación se encontraban en crisis al irse Alumni, Geba y otros equipos, los que forman un asociación paralela, con lo que corría riesgo de desaparecer. Por esta razón, se decide unificar las categorías con todos los equipos afiliados a la Asociación. No hubo una acción unilateral tomada para favorecer a Boca, sino que fue un acto de subsistencia de la antigua AFA tomada para todos por igual, sin favoritismo alguno, y votada por todos los equipos.Y además, si no se hubiera producido esa reestructuración, riBer hubiera descendido de categoría anticipando casi 100 años su mancha.

El hecho de que se hayan acostumbrado a conseguir cosas a través de un escritorio, no da pie para suponer que todos hacen lo mismo. Es la vieja frase que dice “El ladrón piensa que todos son de su misma condición”.

Hecha esta aclaración, y tratando de no herir susceptibilidades, lo único que queda en claro por más que a “algunos” todavía les arde una parte del cuerpo y hagan hasta el ridículo para justificar lo injustificable, es que LOS GRANDES NUNCA DESCIENDEN.

Que la cuenten como quieran, pero lo que no podrán lograr jamás, es que se le borre la mancha.

Ah, y aprovechamos para decirle al autor de la nota, que ya pasaron 5 años y todavía NO NOS DIJERON QUE SE SIENTE…