Compartir

viernes, 9 de septiembre de 2016

BOCA ES NUESTRO EN RADIO - PROGRAMA DEL 08-09-16
Les dejamos la sexta entrega de Boca es Nuestro Radio, programa que se emite todos los jueves de 19 a 20 hs. por Radio IRed.

No te pierdas en este programa:

- Las novedades del fútbol profesional de cara al ansiado regreso a la Bombonera, a cargo de nuestro especialista Martín Herrera.

- Vanesa Raschella nos cuenta todas las novedades en el futbol femenino, donde hubo prueba de jugadoras.

- Todas las novedades del básquet a cargo de Eduardo Esliaschev.

- Jacqueline Vezzosi, nuestra especialista en inferiores, nos cuenta las novedades de todas las categorías del club.

- La columna de historia de Alberto "el Beto Mágico" Moreno. Esta vez nos cuenta una histórica goleada con abandono incluído ante los plumíferos de Nuñez.

- Debate en la mesa sobre la compra de jugadores y el manejo de las inferiores del club.

Podés escuchar el programa completo, acá:




La historia sobre la máxima goleada a River Plate
Corría 1927 y Boca volvía a enfrentar a riBer tras ocho años de abstinencia, que podrían ser nueve, según cómo se lo cuente. ¿Cómo es eso?  En agosto de 1919 se produjo una profunda crisis en el fútbol argentino. La Asociación rechazó el nombramiento de algunos representantes de los clubes, pero estos simplemente ignoraron la medida, así que se les quitó la afiliación de manera temporaria. Los clubes eran Racing, Independiente, riBer, Estudiantil Porteño, Platense y Tigre.

Otros clubes se solidarizaron con  ellos y pidieron que se revisara la medida, pero la Asociación respondió expulsándolos. Así, a los mencionados se sumaron Atlanta, Defensores de Belgrano, Estudiantes de Buenos Aires, Gimnasia y Esgrima de La Plata, San Isidro, San Lorenzo y Sportivo Barracas. Todas estas entidades se aglutinaron en la Asociación Amateurs de Football, con lo que el fútbol argentino quedó dividido en dos asociaciones paralelas.

Boca se quedó en la Asociación Argentina, que era la que conservaba su afiliación a la FIFA, pero el torneo que se disputaba hasta ese momento fue suspendido y sus partidos anulados. Entre ellos el 0-0 del clásico jugado el 27 de julio. Es por ese motivo que, hasta el de 1927, el último clásico oficial había sido el triunfo de visitante por 1-0 de 1918. Triunfo que fue nada menos que la primera victoria oficial ante las plumas, en una época en la que todavía no se veían las caras tan seguido.

El reencuentro no pudo ser más agradable, porque volvió a ganar Boca y otra vez por 1-0, aunque en esta ocasión lo hizo oficiando de local. El 4 de diciembre, por la fecha 33 del reunificado torneo argentino, Boca se puso en ventaja a los 6 minutos con un gol del gran Roberto Cherro, y el marcador se mantuvo así hasta el final. En un torneo de 34 equipos, Boca terminaría subcampeón y riBer culminaría décimo.

Por entonces –y aún hoy algunas lo siguen haciendo- las plumas sostenían que la clara hegemonía de Boca en su Asociación se debía a que ésta era más débil futbolísticamente que aquella a la que pertenecía riBer. Así que, una vez unificadas ambas, los clásicos se volvieron una manera directa de zanjar esa disputa en el verde césped, mano a mano y más allá de la posición en la tabla (que de todas maneras siguió hegemonizando Boca).

El 23 de diciembre, Boca recibió a riBer –quien hacía 5 años que había ABANDONADO la Boca para mudarse a La Recoleta- en su cancha de Brandsen y Del Crucero (hoy Del Valle Ibarlucea), por la fecha 27 del torneo. Campeonato, valga el detalle, que reunía a ¡36 equipos! y en el que Boca terminaría nuevamente subcampeón, esta vez detrás de Huracán. Esa tarde Boca saltó a la cancha con: Merello;  Bidolgio y Muttis; Médici, Fleitas y Moreyras; Penella, Kuko, Tarasconi, Cherro y Marito Evaristo.  Estaba por escribirse una jornada gloriosa en la historia xeneize, y a producirse uno de los primeros abandonos, tan caros a la genética plumífera.

El Xeneize pegó de entrada nomás, a los 3 minutos Tarasca –que en ese torneo metió 28 goles en 33 partidos- puso el 1-0. A pesar de la ventaja inicial, el partido era parejo, pero a los 20’ empezó el abandono. Los jugadores Jerónimo Uriarte y Alejandro Giglio, delantero y medio respectivamente, tuvieron la mala fortuna (?) de lesionarse justo los dos al mismo tiempo. En una época en la que no había cambios, esto implicaba dejar a su equipo con dos menos. Por supuesto que, como debe ser, Boca aprovechó la oferta y aumentó la ventaja por intermedio de Kuko a los 30’ y de vuelta Tarasconi a los 40’.

Boca se fue al descanso relamiéndose, presto a perpetrar la masacre que consumaría en la segunda parte. A los 55, otra vez apareció Kuko para meter el cuarto y que las piernitas plumíferas se volvieran gelatina. Contaba Tarasca que en ese momento “se me acercó el capitán de riBer y me pidió que no les hiciéramos más goles”. Por supuesto que no había lugar para la piedad. Por eso, como para que la cosa fuese inolvidable, única, máxima marca en el historial, hizo su aporte el ídolo, “Cabecita de Oro” Cherro, metiendo el quinto y el sexto, a los 70 y 78.

La humillación ya era colosal, el estadio xeneize era una locura como pocas veces se había visto en la historia del barrio, así que a falta de diez minutos para el final, el wing Francisco Gondar también se “lesionó”, y Camilo Bonelli, el capitán de riBer, le suplicó al árbitro, Eduardo Forte, que finalice el encuentro. Consumado el abandono riBerplatense, La Boca entera festejó hasta el éxtasis un resultado que no volvería a repetirse. Todavía no se cantaba, pero habrá sonado algún cantito equivalente a “Ya se acerca Nochebuena, ya se acerca Navidad, para todas las gallinas el regalo de papá”.

Datito de color: El 7 de diciembre de 1928 se jugó el primer partido nocturno de la historia del fútbol argentino, en cancha de Vélez, un amistoso entre dos combinados de jugadores de la Asociación.

Por Alberto Moreno...El profe.


----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El equipo está conformado por Ana Bonissone en la conducción, Eduardo Eliaschev, Claudio Giardino y Fernando Burruso en el estudio,  y columnistas que cubren las principales actividades de nuestro Club como Martín Marzolini en básquet, Vanesa Raschella y Candela Guillaume en futbol femenino, Martín Herrera en fútbol profesional, Jacqueline Vezzosi en divisiones inferiores fútbol masculino, Agustín Petrillo en el polideportivo, y el invalorable aporte de Alberto Moreno recordándonos de dónde venimos en cada hecho histórico de nuestro Club. Con la producción general de Leo Zallio, Ivan Ludueña y Daniel Lubel, y Maximiliano Catanzano en diseño y gráfica.