Compartir

viernes, 4 de noviembre de 2016

BOCA ES NUESTRO EN RADIO - PROGRAMA DEL 03-11-16
Les dejamos la 14º entrega de Boca es Nuestro Radio, programa que se emite todos los jueves de 19 a 20 hs. por Radio IRed.

No te pierdas en este programa:

- Las novedades del fútbol profesional a cargo Martín Herrera.

- Jacqueline Vezzosi, nuestra especialista en inferiores, nos cuenta las novedades de todas las categorías del club.

- Todas las novedades del polideportivo con la info de Agustín Petrillo.

- Las novedades del fútbol femenino con la info de Vanesa Raschella.

- Todas las novedades del básquet a cargo de nuestro especialista, Martín Marzolini.

- La columna de historia a carga de Alberto Moreno: El querido Toto Lorenzo.

- Institucional - Análisis del Balance,

Podés escuchar el programa completo, acá:
 

Las novedades del fútbol profesional por Martín Herrera:

- Claudio Giardino: "Guillermo está improvisando mucho, y Boca no está para improvisar. Armó el esquema para que Tevez no sea 9 y ayer fue 9".
- Martin Herrera:"Tevez tiene un golpe y se fue antes del entrenamiento, es duda para el partido con Gimnasia".
- Martin Herrera:"Boca tiene un plantel muy largo y solo tiene una competencia. Se van a ir muchos y a algunos les van a rescindir".
- Claudio Giardino: "Se agotó la esperanza de la CD de que la Libertadores 2017 arregle todas las macanas que se mandaron".
- Martin Herrera:"Hoy no hubo info del entrenamiento, solo los voceros le echaron la culpa a Sara y volvieron a instalar lo de Tevez".
- Martin Herrera:"Cuando Guillermo agarró Boca, había equipo para 4231 y jugaba 433, y ahora al revés".

- Las novedades de las inferiores del club por Jacqueline Vezzosi:

- Penúltima fecha, vs Belgrano:
4º: 1-1 (Campos).
5º: 1-1 (Molina Simonetta) Boca está 1º, dos puntos arriba de Velez con una fecha por jugar.
6º: ganó 2-1 (Velázquez y Sánchez) Va 2º a dos de San Lorenzo.
7º: ganó 2-0 (Bodencer y Aranda).
8º: 0-0.
9º: 1-1 (Zeballos).

- Información de polideportivo:

- En futsal, Boca perdió por penales ante River y quedó afuera de la Copa Argentina.
- Además, el domingo venció 4-3 a Juvencia y mañana recibe a Kimberley desde las 20 30 en el Quinquela. Si gana, queda 3º.
- Ayer el voley masculino venció 3-0 a Lomas. El próximo rival será Club Ciudad de Campana el martes a las 21:30.
- En voley femenino se espera rival para los cuartos de final de los playoff. Saldrá de UNLAM o Banco Provincia LP.

- Las novedades del básquet por Martín Marzolini:

- Martin Marzolini: "Boca va anteúltimo con un record de tres victorias y ocho derrotas. Hoy a las 21 visita a San Lorenzo en Boedo".
- Martin Marzolini: "La última vez frente a CASLA, Boca ganó por 16 puntos y se salvó del descenso".
- Martin Marzolini: "El lunes Boca recibe a Hispano Americano en La Bombonerita en un duelo clave por el descenso".
- Claudio Giardino: "Los jugadores no son responsables del mal momento de Boca en básque, era lógico que pase esto".
- Martin Marzolini: "Cortaron al norteamericano Chris Johnson. La dirigencia pretende a Nicolás Gianella para reemplazarlo".

Las novedades del fútbol femenino por Vanesa Raschella:

- Vanesa Raschella: "Vanesa Santana, jugadora emblema, está triste por la ida de jugadoras que eran sus amigas y duda en seguir el año próximo".
- Vanesa Raschella: "El próximo partido será el sábado de local ante El Porvenir. Por la suspensión, Boca ya no se encuentra puntero".
- Vanesa Raschella: "Boca buscará la reprogramación, porque la diferencia de gol es importante y ganar solo 1-0 lo puede perjudicar".
- Vanesa Raschella: "Se elevó un informe al tribunal de disciplina que decidirá si se reprograma o se lo da por ganado 1-0 a Boca".
- Vanesa Raschella: "El partido vs Independiente en Domínico no se pudo jugar no había ambulancia de alta complejidad, requisito necesario".

 Institucional - Análisis del Balance: "Los números no cierran, que no cierren el club".

- Claudio Giardino: "La CD gasta mucho en honorarios y agazajos. Estos gastos equivalen a la suma de todos los deportes amateur del club".
- Claudio Giardino: "Se gasta siete veces en seguridad lo que se invierte en cultura".
- Claudio Giardino: "Muchos jugadores que tenían contrato los dieron libre o los vendieron por poca plata. Por eso se debe mucho".
- Claudio Giardino: "No habla bien de la institución la maniobra que hicieron con el dólar futuro mientras cerraban disciplinas".
- Claudio Giardino: "En la lista del juez Bonadio, Boca no aparecía. Alguien compró dólar futuro a nombre de Boca".
- Claudio Giardino: "Hablan de cuidar la imagen del club y los dirigentes son los que menos la cuidan".
- Claudio Giardino: "Boca es el que invierte para el museo pero le quedan solo 3 milllones de 52 que factura".
- Claudio Giardino: "El punto final de esto es cuando cambien el escudo y Boca pase a ser una SA".
- Claudio Giardino: "Pedimos que se interioricen y que no solo se fijen si la pelota entra o no, porque después va a ser tarde".

La columna de historia: "El fútbol es para vivos".

Hubo un tiempo en el que Boca hacía jogo bonito de la mano de Rogelio Domínguez y le llenaba la canasta a sus rivales al ritmo de su fútbol champagne. Además de clavarle 9 a Puerto Comercial, 7 a All Boys (dos veces) o 7 a Desamparados, le metió 5 a riBer (dos veces), 6 a San Lorenzo, 4 al Huracán del ’73, 4 al Rojo, 4 a Racing, 7 a Argentinos, 6 a Chaca, 6 a Newell’s, 6 al Lobo, 5 a Vélez… En los Nacionales solía ganar su zona por escándalo, para mancar en la ronda final. En los Metropolitanos, arrancaba con todo para desinflarse cuando las papas quemaban. Para colmo, en 1975, las gallinas lograron romper sus 18 años sin mojar un título. El Puma, bostero hasta la médula quería que el disfrute de riBer fuera lo más corto posible. Pero se daba cuenta que para lograrlo necesitaba otro tipo de técnico. Boca no necesitaba un lírico, necesitaba un ganador. Así que el Puma decidió llamar al Toto. Y el Toto decidió entrar en la Historia de Boca.

¿Quién era el Toto -o Giancarlo- preguntará algún pibe que no pudo vivir sus hazañas? Juan Carlos Lorenzo, nacido en Buenos Aires un 27 de octubre de 1922 y salido de las inferiores de Chacarita, entreala él.  Pasó a Boca en 1945. Estuvo dos años, jugó 31 partidos, con 9 goles y 3 títulos. Aprendió rápido lo que era Boca: el Toto, con su particular léxico, lo definió como  "Sportivo Ganar Siempre". Partió a seguir su recorrido Quilmes, Sampdoria, Nancy de Francia, Atlético Madrid, Rayo Vallecano y Mallorca. Alumno aplicado, observador meticuloso, aprendió todo lo que había que aprender y más. Y lo demostró desde el vamos: en Mallorca fue jugador y entrenador a la vez. Ya como técnico solo, lo subió de Tercera a Primera en dos años consecutivos.

Devoto del argentino Helenio Herrera -multiganador con el Atlético de Madrid  e Inter e inventor del Catenaccio- entre 1961 y 1975 el Toto dirigió a la Lazio, la Roma y el Atlético de Madrid en Europa, y a San Lorenzo, riBer y Unión en nuestro país, además de hacerse cargo de la Selección para los Mundiales de 1962 y 1966. Sacó bicampeón a San Lorenzo en 1972 y salió subcampeón con Unión en 1975. Justamente en ese Unión jugaban el Loco Gatti, el Chapa Suñé y Heber Mastrángelo. Y a ese Unión del Toto le echó el ojo el Puma Armando en 1975,  para encontrar el técnico que buscaba.

De Unión se trajó lo mejor: repatrió al Chapa, lo hizo 5, capitán y símbolo; incorporó al Loco porque sabía que detrás de ese delirante pelilargo había un ganador nato, un jugador de finales; trajo al Heber, porque lo sabía un asesino serial dentro del área. Y sumó jugadores que supuestamente estaban viejos como Panchito Sá (multicampeón copero con Independiente), y el Toti Veglio, un crack exquisito al que el propio Toto había hecho brillar en el San Lorenzo campeón del 72. En Boca demostrarían que viejos son los trapos y que su experiencia los hacía máquinas de ganar. Supo ver el potencial de varios de los muchachos que jugaban con Rogelio, pero que de tanto tiki tiki se habían vuelto displicentes. Así que agarró muchos frascos de champú y puso las cosas en claro: “En el Boca que tengo en mente, el que quiera chiches que vaya a la juguetería”. Si querían jugar en su equipo, se tenían que poner el overol. Lo puso a Mouzo de 6 y lo convirtió en un experto de la marca personal, le lavó la cabeza al Chino Benítez y lo hizo el técnico dentro de la cancha, Tarantini se convirtió en el mejor 3 del país y García Cambón y Trobbiani tuvieron que empezar a embarrarse las rodillas. Incorporó al 10 de Atlanta, el Ruso Ribolzi (volante fino, creativo, de buena pegada), le explicó cómo era la cosa y lo transformó en un Pacman del mediocampo. Y no tuvo dramas en darle vía libre al que no estaba de acuerdo, por eso un crack e ídolo como Patota Potente terminó en Central. Encima, una vez que logró el Metropolitano, incorporó a Marito Zanabria (un exquisito que tenía un guante en la zurda), para que le metiera estiletazos a los piques del Heber. Listo, fiesta completa.

Un obsesivo, conocía cada defecto del rival y aprovechaba al máximo ese conocimiento. El Toto armó el equipo de atrás para adelante, como lo manda la historia de Boca, y hacía de la presión un culto. Precursor del triple turno, sus equipos eran violines desde lo físico, con un despliegue inagotable. Sólido como ninguno, cuando su Boca te hacía un gol, se terminaba el partido. Ese equipo jamás hubiese perdido una semifinal de Libertadores contra un cuadro ecuatoriano, en La Bombonera y ganando 1-0.  Fiel a su premisa, Lorenzo ganó dos torneos locales, dos Libertadores y una Intercontinental (que podrían haber sido dos, si el Liverpool no arrugaba), dándole una lección táctica al Borussia Moenchengladbach en la propia Alemania, y le puso su firma al paradigma de la Paternidad Xeneize: le ganó a las gallinas la única final de la Historia jugada entre ambos. El Boca de Giancarlo tenía todas aquellas virtudes que desprecia el actual técnico de Boca: oficio, viveza, orden, eficacia, realismo.  “El fútbol es para los vivos” era una de sus frases de cabecera, siempre consciente de que no había que mostrarle ni una carta al rival porque “el que aviva a un gil, mata a cuatro vivos”.

El Toto se iría en 1979, tras perder con Olimpia la final de lo que hubiese sido la tercera Libertadores consecutiva. Su estrella se iría apagando a poquito, pero nunca el amor recíproco con Boca. Por eso volvería una tarde tibia de septiembre de 1987, para tratar de darle una mano a un Xeneize en llamas. No resultó, las cosas habían cambiado demasiado. Fue su último trabajo como técnico. El 14 de noviembre de 2001, el Toto se convirtió en leyenda. Juan Carlos Lorenzo interpretó el sentimiento, la pasión y la idiosincrasia del hincha de Boca como ningún otro técnico en la historia del club. Hoy estará en el cielo, diciéndole a Dios que meta el pie en un balde con agua para que crean que está lesionado.