Compartir

domingo, 8 de febrero de 2015

Claudio Giardino: "No queremos a Boca ni como trampolín político ni como botín económico"
Para pocos o para todos. "Hoy Boca tiene una escuela de fútbol en Nueva York y le cierra las puertas a los pibes del barrio que viven enfrente", le dijo a LA CAPITAL Claudio Giardino, como parte de una declaración firme de principios del Frente por la Identidad Xeneize
 
Claudio Giardino, del Frente por la Identidad Xeneize. "No queremos a Boca ni como trampolín político ni como botín económico", expresa como bandera el titular de Boca es Nuestro, que detalla ante LA CAPITAL las medidas que tomarán cuando, asegura, sean "gobierno en 2016".

"Desde el primer día que asumamos en Boca haremos una auditoría legal y financiera para confirmar nuestras sospechas sobre las cuentas del club, una auditoría de padrones para un control real de adherentes que pueden pasar a ser socios plenos, reimplantaremos la obligatoriedad de vender un sector a no socios y no destinarlo para turistas o negocios e impulsaremos un aggionarmiento de los estatutos, que son anacrónicos en 2015", anticipó el doctor Claudio Giardino, uno de los dos referentes del Frente por la Identidad Xeneize, que se prepara para presentarse en la elecciones en Boca Juniors, en diálogo con LA CAPITAL.

Claudio Giardino es el presidente del Movimiento Boca es Nuestro y encabeza el Frente junto a Pablo Abbatángelo, titular de la Agrupación La Bombonera. "Pero el nuestro,-aclaró Giardino-, es un Frente horizontal que formamos un grupo de socios e hinchas, muchos que participan por primera vez en la vida política, que no estamos conformes con los manejos de Boca de los últimos años y que queremos recuperar la historia, la mística y el sentido de un club que nació popular, social y solidario".

"En el cambio de los estatutos,-agregó-, obvio que derogaremos los avales, que son discriminatorios, y fomentaremos la participación de las minorías en un club en el que hoy se puede ganar con un voto de diferencia y gobernar con toda la comisión directiva de un mismo color político y con dos tercios de la Asamblea de Representantes".

Claudio Giardino estuvo en la directiva de Boca en los tiempos de la reconstrucción y salvación del club de Antonio Alegre y Carlos Héller y no tuvo luego ninguna participación en la conducción macrista, por el contrario, estuvo en la otra vereda desde el principio. "Porque nunca comulgamos,-explicó- con un club cerrado, sin participación de los socios, sin una apertura al barrio que pertenece, porque nuestro lugar en el mundo es La Bombonera y nunca tuvimos la intención de construir un Estadio Shopping, como hoy ocurre; y porque queremos terminar con la ofensa a los colores, a que un día tengamos un sponsor rojo y blanco en la camiseta y al otro día una camiseta rosa, por el destrato a los ídolos que hicieron grandes a nuestra divisa".

"Lo del desprecio por el barrio es tan evidente que hoy Boca tiene una escuela de fútbol en Nueva York y le cierra las puertas a los pibes del barrio que viven enfrente", añadió el dirigente con firmeza.

"Y el desprecio por la historia del club de este tiempo queda patentado en el destrato que sufrieron los ídolos más importantes. No es casualidad y es imperdonable que hicieran salir por la puerta de atrás nada menos que a Carlos Bianchi y Juan Román Riquelme cuando debieron haberse ido por una alfombra roja", remarcó Giardino.

A propósito de esto se le preguntó por el anunciado retiro de Riquelme y sus posibles intenciones de ser candidato a presidente, eventualmente en 2019, pero con gente que no haya tenido nada que ver con el macrismo. "Riquelme es un socio de Boca,-contestó Giardino-, un socio caracterizado, pero socio al fin, y está buenísimo todo lo que quiera hacer por Boca. A él, ante todo, lo tenemos un agradecimiento eterno por lo que le dio a Boca y por supuesto que eventualmente nos gustaría escuchar las ideas de Román sobre el modelo de club que prefiere, y por ahí coincidimos en todo o en nada. Eso sí, nosotros, cuando seamos gobierno en 2016, le ofreceremos la Bombonera de corazón para la despedida y no de manera hipócrita lo como lo hizo esta dirigencia para al otro día negarle un homenaje acá en Mar del Plata".

"Siempre preferiríamos que esa despedida sea oficial, en partidos oficiales, Román tiene las puertas abiertas si decidiera que fuera así. Es de necios, en un futbolista como Román, solo mirar el documento, hay decenas de pruebas en el mundo de figuras de más edad que Riquelme que siguen jugando. Es más, así como quiere volver Tevez a Boca, se dice que Pirlo tiene ese desvelo de acompañarlo y terminar su carrera acá. Fíjense que contradicción, si fuera así Pirlo se retiraría en Boca con 40 y a Román no le dimos la posibilidad de hacerlo con 36. Después vendrán las otras evaluaciones, nosotros al frente del club seríamos respetuosos de los roles, del técnico, del médico, para saber si Román o cualquier jugador estuvieran en condiciones de jugar", aclaró muy detalladamente Giardino. "Las contradicciones fueron muchas en esta cuestión,-agregó enseguida- porque para la renovación con Nike, para la publicidad estática, para los contratos de amistosos o fútbol de verano se hace todo con 3 o 4 años de anticipación y resulta que para la renovación de nuestro máximo ídolo y jugador más importante de la actualidad esperamos hasta las 12 de la noche del 30 de junio, del último día del contrato, esto sin contar que a Orión, por ejemplo, le renovaron hasta 2017 también con mucho más tiempo de antelación. Todo fue un destrato, una falta de consideración y de un trato digno que empujaron a Román para que se vaya".

Cuando se le preguntó si eventualmente el Frente podría sumar otros precandidatos o, al revés, si se integraría a alguna otra candidatura, Giardino fue tajante: "Nosotros no nos colgamos a nadie ni tenemos alianzas, no nos inspiran confianza ninguno de los que ya estuvieron al frente de anteriores comisiones directiva, eso no significa que no le cerremos puertas al que se quiera sumar, pero ya tenemos una plataforma participativa de principios de los que no nos vamos a apartar de un ápice, con medidas que estamos decididos a tomar desde el primer día que nos hagamos cargo del club, y ahí ya no se sentirán identificados porque siempre hicieron todo lo contrario".

"Nosotros queremos el barrio en el club, queremos el deporte amateur, queremos un Boca realmente para todos, somos una fuerza plural que no queremos a Boca ni como trampolín político ni como botín económico, que no buscamos apoyos políticos ni mecenas, por eso decimos que de Brandsen 805 para afuera cada uno puede pensar y hacer lo que quiera, pero hacia adentro queremos trabajar exclusivamente por y para Boca", expresó finalmente Giardino.

Por Vito Amalfitano para La Capital de Mar del Plata