Compartir

viernes, 8 de mayo de 2015

Perjudicados
Apenas iban 12 minutos del primer tiempo y Vangioni, como en los últimos clásicos, fue directamente a romper algún jugador de los nuestros. El elegido esta vez, fue Gago. Como si hubiera un artículo en el reglamento que prohíbe expulsarlo, el lateral plumífero solo recibió una simple amarilla.

A los 54 minutos, Funes Mori revivió los mejores momentos de Soldado Universal. Como si fuera Jean-Claude Van Damme, se elevó, tomó impulso con una de sus piernas y metió una patada en la cadera digna de un peleador de lucha libre. Delfino, nuevamente, acudió a la tarjeta color amarilla.

Para redondear el combo anti expulsión, Sánchez le pegó en la cabeza a Gago con la pelota a 50 metros y el línea, llamativamente cerca de la jugada, "no lo vio".

Podría haberse ido expulsado por doble amarilla Ponzio, como también podría haberse ido Cubas, pero hagamos de cuenta que esos errores se compensaron (?) 

¿Delfino nos perjudicó? Sí. ¿Nos vienen perjudicando en casi todos los clásicos alevosamente? Sí. Pero los que más perjudican a Boca  no son ni Delfino, ni Pitana, ni Trucco, ni Vigliano.

Geishas. Remeras rosas, violetas y verdes. La Bombonera llena de turistas y palcos VIP. Tribunas que no están al 100% porque se vendieron menos entradas para que “la gente esté más cómoda”.  Falta de respeto total hacia ídolos como Bianchi y Riquelme. Y toda esa destrucción de la identidad, se termina trasladando al plantel: Jugadores que se dejan cagar a patadas por River y no reaccionan. ¿Cómo puede ser que ninguno salga a marcar la cancha? Si estaban Giunta o Chicho Serna en la heladera de Núñez, Vangioni terminaba con la rodilla partida en 5 y no volvía a pegar una patada el resto de su vida. El Vasco tiene que pasar este video antes de la revancha: VIDEO. Si ellos van a romper a uno de los nuestros, que vaya uno de nosotros a romperlo al de ellos. A lo Serna, a lo Boca.

Esta dirigencia le robó la esencia a
Boca dentro y fuera de la cancha. Y eso sale a la luz en partidos como estos, donde river nos copa la parada con personalidad y nos caga a patadas, sin reacción alguna de nuestros jugadores.

Tenemos revancha en la Bombonera. Tenemos la chance de darlo vuelta. Si recuperamos la esencia, Boca pasa esta serie caminando. El Vasco, líder de este grupo, algo de eso sabe. Tiene que dejar la tibieza para declarar y salir a trabar con la cabeza como en su época de jugador.
No esperemos nada de esta dirigencia. No esperemos ayuda de nadie. Del Vasco y estos jugadores depende recuperar la esencia y ganar esta serie. Y si hay algo en lo que confío, es en la esencia de Boca y la Bombonera.

Por Fer Burruso  @FerBurruso